Abrimos consulta: Musicoterapia en Backstage


La música es un factor importante en nuestro día a día, del que muchas veces no somos ni conscientes. En la sociedad, está presente en cada paso que damos, en la naturaleza, en los centros comerciales, en los colegios, en los restaurantes, en los conciertos, las bandas sonoras de las películas o los festejos. En definitiva, hay música en cualquier sitio en el que existe vida.


En los últimos tiempos se ha demostrado científicamente la valiosísima cualidad terapéutica de la música para atender necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas. La Musicoterapia es una herramienta que permite tanto desarrollar potenciales innatos como ayudar a las personas con necesidades especiales a emprender una mejor integración intrapersonal e interpersonal, y en consecuencia alcanzar una mejor calidad de vida, a través de la prevención, la rehabilitación o el tratamiento.


Musicoterapia no es aprender música


No debemos confundir una sesión de Musicoterapia con una clase de música como las que conocemos desde pequeños, con cantajuegos, bailes etc. Si bien es posible que en Musicoterapia estén presentes estos elementos en una o varias sesiones, lo importante es que detrás de esos juegos, canciones o bailes, hay un objetivo terapéutico, no didáctico.


Y todo esto hace que debamos reformular algunos conceptos. En Musicoterapia, dejamos de usar las palabras “clase”, “profesor” y “alumno”, y las sustituimos con las palabras “sesión”, “terapeuta” y “paciente - usuario”.

El objetivo de una sesión de Musicoterapia no es necesariamente el aprendizaje, ni seguir unas normas estrictas del comportamiento de los usuarios y del terapeuta. Traducido esto, por ejemplo, a una sesión de musicoterapia infantil, los niños pueden estar atentos o no, pero en ningún momento hay que forzar que realicen o completen una actividad dada. El terapeuta lleva preparada la sesión con varias actividades, pero realmente el que decide el orden y el desarrollo de la sesión principalmente es el paciente - usuario, según la necesidad del aquí y el ahora. No existe lo correcto o lo incorrecto, sino el camino por el cual cada paciente - usuario va a alcanzar, con el tiempo, el objetivo propuesto. Algunos tardan 5 minutos, otros puede que un par de sesiones más. ¡No pasa nada! Todo sirve y todo es útil para su proceso personal.


Musicoterapia en Backstage


En Backstage llevamos tiempo desarrollando un proyecto de Musicoterapia junto con Irineos Zenieris, nuestro profesor de teclado, que además ostenta un Máster en Musicoterapia. Hemos querido mimar cada detalle, fieles a nuestra filosofía de cercanía, vocación y servicio como pilares para alcanzar nuestros objetivos y los de nuestros alumnos. El resultado es el que aquí os presentamos, llenos de ilusión.


Y lo primero que debemos tener claro es que no es necesario padecer una patología para beneficiarse de las bondades de la Musicoterapia, a pesar de que su tratamiento se halla en su esencia como método de tratamiento.


Musicoterapia para patologías

Es un instrumento magnífico para el tratamiento de dolencias, como síndromes y enfermedades, como la demencia, el autismo, el Alzheimer, el Parkinson, la parálisis u otras discapacidades.


Para estos casos, en Backstage hemos ideado un método que se basa en la personalización integral del tratamiento. Eso pasa por conocer al paciente, recabar toda la información existente acerca de su dolencia y diseñar un tratamiento sola y únicamente para él. Las sesiones son individuales y de una duración que sea la más adecuada para su caso (no aplicamos moldes generales a los casos particulares), aunque, si resulta aconsejable, cabe la posibilidad de crear pequeños grupos con pacientes que presenten la misma dolencia y edad. Durante las primeras sesiones, el terapeuta analizará los rasgos generales del caso y tratará de establecer un vínculo de confianza con el paciente - usuario, lo que determinará el proceder de las siguientes. La confianza y el bienestar son fundamentales para iniciar un tratamiento abocado al éxito.


Observado el caso y sus aristas (cognitivas, sociales, motrices, etc.) se plantea una serie de objetivos que desarrollaremos ad hoc mediante las actividades y herramientas más adecuadas para su tratamiento. Aportaremos los instrumentos y el material necesario, así como nuestras propias instalaciones, ideales para estos casos: amplias, diáfanas, insonorizadas y climatizadas para un mayor confort del paciente - usuario.


Por ejemplo, emplearemos instrumentos, como las castañuelas o las panderetas, para casos de motricidad; las melodías y la percusión para casos de memoria, o las dinámicas enfocadas a compartir objetos y su uso para casos de socialización. Y estos son solo algunos ejemplos de lo que se puede conseguir con la Musicoterapia.


Musicoterapia como apoyo al desarrollo

Pero la Musicoterapia no sirve solo para mejorar la calidad de vida de quienes padecen alguna dolencia o patología, sino que también es un excelente instrumento de desarrollo personal desde los cero años., y hasta cualquier edad.


De 0 a 1 años ayuda a desarrollar la fase de gateo y, en menor medida, la socialización.


De 1 a 2 años pasamos a reforzar la motricidad gruesa (dar los primero pasos, corretear, saltar...), y promovemos el desarrollo del habla mediante sesiones grupales, en las que se improvisa música en grupo, practicamos nuestros primeros bailes, etc. Lo importante es sentirse parte del grupo con la música como vehículo de socialización y desarrollo.


De 2 a 3 años nos arrancamos a cantar canciones, a imitar y a desarrollar el oído con rutinas musicales que implican canciones y pequeños bailes. Fortalecemos nuestros vínculos sociales con los demás.


Con más de 3 años desarrollamos de forma más amplia los aspectos relacionados con la socialización y el habla y, ahora sí, podemos dar los primeros pasos hacia el desarrollo de habilidades musicales, momento en el que os recomendamos que nos preguntéis por nuestra Música & Movimiento o Preballet.


En definitiva...

La musicoterapia es un instrumento maravilloso que nos ayuda a desarrollarnos, darnos bienestar y calidad de vida, pero no necesariamente a curarnos de un síndrome o dolencia específica. Permite superar obstáculos y sobrellevar dificultades psicosociales.


Te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros y nos cuentes tus inquietudes. Estaremos encantados de ayudarte.










23 vistas0 comentarios