top of page

Si desapuntas a tu hijo, que no sea por esto


Lee esto antes de desapuntar a tu hijo
Si desapuntas a tu hijo de Backstage, que no sea por esto

Parte intrínseca de nuestro día a día es la gestión de bajas de alumnos. Siempre da pena que alguien con quien llevas compartiendo el día a día se marche, pero nosotros somos los primeros en recomendar a los padres que desapunten a sus hijos si percibimos que no disfrutan o conectan con la actividad. Cada niño es un mundo, y muchos vienen a nuestra escuela porque rezuman vocación musical. Otros no lo tienen muy claro, pero tienen la sana curiosidad de probar qué es eso de tocar un instrumento o bailar y al final descubren al intérprete que llevaban dentro. En otros casos, son los padres quienes apuestan por enseñarles música o danza, aunque su peque no haya dado muestras de interés por estas actividades. Las razones son importantes, pero más importante es saber cuidar la curiosidad y la capacidad de sorprenderse de los más pequeños, porque eso es lo que les impulsará a seguir adelante con cualquier proyecto de vida.


Pero hay otra cosa que no es menos importante: respetar los tiempos, el ritmo y la voluntad de los peques. Cada cual progresa a su ritmo y decide delante de quién ejerce lo aprendido o no. Incluidos sus padres. Muchos alumnos disfrutan enormemente de sus clases pero se niegan a tocar o bailar delante de padres o familiares. Eso no es síntoma de que algo vaya mal; simplemente es que ellos son tan personas como cualquier adulto y sus pudores son libres. Hay que respetarlo, ya seamos profesores o padres.


Nosotros siempre hemos presumido de anteponer el disfrute de nuestros alumnos al progreso puro y duro, sencillamente porque creemos firmemente que sin lo uno no puede llegar lo otro. Si les dejamos disfrutar a su ritmo, el progreso llegará y serán ellos quienes decidan mostrárselo al mundo, padres y madres incluidos, cuando lo estimen oportuno.


Por todo ello creemos que desapuntar a un peque porque "no toca en casa" o "no vemos progreso" por mucho que diga que disfruta con sus clases es un error. Porque la experiencia del aprendizaje no es inmediata, es una carrera de fondo y trasciende los meros resultados. La actividad les ayuda a desconectar de otras rutinas y la interacción con los profesores y otros compañeros es un motor socializador desde la inteligencia emocional muy importante en su desarrollo, también emocional. Siempre tenemos esto en cuenta a la hora de valorar las posibles bajas de nuestros alumnos porque, como decíamos hace un tiempo, nos consideramos algo más que una mera extraescolar.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentários


bottom of page